martes, febrero 12, 2008

La Corte Celestial


Para los que no sigais este blog desde el principio o no esteis al tanto de los vaivenes de mi vida en los Dadillos, os explicaré porque este blog tiene el nombre que tiene y lo absurdo que es esto de la Corte Celestial; pero mi signo es que las tonterías se reproduzcan, así que bueno, yo hablo y por lo menos queda constancia de ello.

Toda esta tontería viene de que se supone que yo soy quien mueve el cotarro en el mundo y que, con una palabra mía o con varios días de soltar veneno e inquinas, tengo el poder de que los demás pierdan su criterio y odien a una persona hasta la muerte, le retiren el saludo y la palabra y se monte una caza de brujas para que no aparezcan más por la asociación y, si se puede, por la universidad; tal es mi malignidad, enemigos del heredero: Temed!

No sé si me cabrea más que digan que soy una cerda sin escrúpulos que odia a la gente y manipula sin piedad o que a los demás se les tache de tontos y sin criterio como para no poder decidir por sí mismos si alguien les cae bien, les parece buena gente o se quieren ir de cañas con él. Pero me halaga que crean que tengo tanto poder y que mi influencia sea tan enorme a pesar de lo poco que paso por el despacho, porque no sé si nos acordamos que trabajo y este año SI que voy a clase.

No sé, una se cansa incluso de ser Amanda en Melrose Place y sobre todo, cuando no se aporta nada nuevo a la trama. Que la huelga de guionistas ya ha acabado y si los guiones de las pelis son malos, los de las series molan.

5 comentarios:

Pryrios dijo...

Las palabras suelen tener poder. Por eso, el arma más peligrosa siempre ha sido el libro desde que el señor alemán ese inventó la imprenta.

Decir lo que piensas suele dolerles a algunos y máxime cuando lo que dices resulta que es verdad, porque cuando uno actúa como un gilipollas y hace cosas propias de un gilipollas, prefiere no tener que admitir que es un gilipollas ante la gente.

Precisamente para evitar tener que escribir este tipo de posts, suelo ser una persona bastante diplomática (Norda siempre me lo dice), pero si llegan a tocarme la moral puedo llegar a ser muy cruel.

Pero tu no te enfades por nada. Si a alguien le pica lo que dices, que se rasque y santaspascuas. Solo faltaría que mi hermana tuviera que moderarse en su propia casa, joder ya.

tita hellen dijo...

A mi lo que me hace gracia, y lo repito en mi blog, es que la gente critique las cortes celestiales no formadas desde sus cortes celestiales formadas por ellos mismos...

Casualidad? YO DIRÍA QUE NO

la reina del hielo dijo...

El problema es

a) que yo no he dicho nada.
b) que la gente se guisa su cabreo y luego yo me lo como y no estoy yo para aguantar tonterías ajenas.

Hellen: la parte contratante de la primera parte es la parte contratante de la primera parte? Los estados pequeños sufren porque no pueden hacer política internacional, es una pena.

pensamientoartificial dijo...

No te preocupes, que ya vuelvo enseguida y entre los dos nos repartiremos al papel de culpbles totales de las tonteria de la gente... A ver si aporto alguna trama nueva a Melrose place, que las recuperaciones de viejos personajes a mitad de temporada siempre animan la serie.

tita hellen dijo...

Of course!

Lo que les pasa a los estados pequeños es que se sienten importantes cuando un estado mediano les apoya, se crecen, pero no significa que tengan relevancia enals decisiones de la ONU.